Qué es la Responsabilidad Social Corporativa y por qué le interesa a tu empresa

Qué es la Responsabilidad Social Corporativa y por qué le interesa a tu empresa

Todas las empresas impactan en la vida de la comunidad o ciudad donde están radicadas.

Cuando la empresa es muy grande este impacto puede llegar a ser global.

En este escenario, y atendiendo a las crecientes alarmas sociales y ambientales, surge el concepto de Responsabilidad Social Corporativa.

En este artículo queremos adentrarnos en el mundo de la Responsabilidad Social en las empresas.

Partiremos de la definición, para colocarnos en situación, e inmediatamente pasaremos a ver las ventajas de tener o ser una empresa responsable.

Veremos de forma resumida el proceso para que cualquier negocio adopte un funcionamiento acorde a la Responsabilidad Social Empresarial.

Qué es la Responsabilidad Social Empresarial

El concepto de Responsabilidad Social Corporativa a menudo se utiliza como sinónimo de Responsabilidad Social Empresarial, o Inversión Socialmente responsable.

Cualquiera que sea la frase que se escoja, en realidad se hace alusión a contribución libre y voluntaria que las empresas al desarrollo y mejoramiento social, económico y ambiental a su entorno de actuación.

La Responsabilidad Social Empresarial es mucho más amplia que el simple cumplimiento de las leyes y normas de una sociedad.

Puede llegar a convertirse en una especie de filosofía empresarial.

Son muchas las empresas que, actuando dentro de la ley, tienen un impacto social y ambiental desfavorable para su entorno. Las empresas responsables marchan en el sentido opuesto.

Cuando una empresa se hace “responsable socialmente”, adopta un compromiso que el medio ambiente y el desarrollo de la sociedad. En este sentido, las decisiones y actividades de la empresa siempre son analizadas en clave de impacto.

Ventajas de las empresas socialmente responsables

La Responsabilidad Social Corporativa brinda una serie de ventajas muy significativas a las empresas que adoptan esta filosofía.

Las ventajas vamos a comentar a continuación están muy influenciadas por el aumento de la conciencia medio ambiental y social que los consumidores demuestran en muchas partes del mundo.

Son mejor valoradas por los clientes

Los clientes se sienten más seguros y gustosos comprando los productos y servicios de empresas responsables.

A estas últimas las relacionan con la solución a los problemas de nuestro siglo, y no como las causantes.

Sus trabajadores muestran mayor satisfacción

Los trabajadores y colaboradores se sienten más identificados y satisfechos con empresas que demuestran en sus acciones que tienen Responsabilidad Social Corporativa.

Este sentimiento positivo de identificación, se ve acrecentado en entre los trabajadores millennials y centennials, más preocupados (en promedio) por el medio ambiente y los problemas sociales que otras generaciones.

Van delante de sus competidores en tendencias ambientales

En todo el mundo la ciencia medio ambiental y social está siguiendo una agenda de desarrollo y progreso.

Las empresas que ya están pensando e implementando la Responsabilidad Social Corporativa están un paso por delante que sus competidoras, en lo que a futuro se trata.

La comunidad puede ser un sostén en caso de crisis

Las empresas que contribuyen con la comunidad, y con el medio ambiente, a menudo gozan de buena reputación y apoyo de las comunidades donde operan. De esta forma, en momento de crisis, pueden contar con la ayuda de la comunidad.

En caso contrario, las empresas contaminantes y que abusan de los trabajadores a menudo son blanco de críticas y de la acción de movimiento y organizaciones sociales y medio ambientales.

Principios de la Responsabilidad Social Corporativa

Ahora que ya conocemos las ventajas que disfrutan las empresas con Responsabilidad Social Corporativa, hablemos de los principios que rigen su actividad.

1. Cumplimiento de la legislación

El primer principio es el más básico de todos. Las empresas con Responsabilidad Social Corporativa son muy respetuosas de las normas y leyes vigentes.

Cuando hablamos de normas, es importante incluir la preocupación por el cumplimiento de normativas internacionales (OIT, derechos humanos, líneas de la OCDE, Tratados medioambientales, etc.) Es decir, no solo leyes nacionales, sino todo lo relacionado con las tres dimensiones de la Responsabilidad Social Corporativa: lo social, lo económico y lo medioambiental.

2. Global y transversal

La Responsabilidad Social Corporativa es una filosofía empresarial que afecta toda la organización de forma global. Es decir, impacta en todos los departamentos, áreas y procesos de la empresa.

De igual forma, afecta toda la cadena de valor de la organización, de ahí que tenga un carácter transaccional.

3. Coherencia y Ética

Uno de los principios más importantes es la coherencia entre las declaraciones y compromisos públicos y el accionar de la empresa.

No es posible declararse una empresa responsable si los procesos productivos son contaminantes o discriminatorios de alguna forma. En este principio, fundamentalmente ético, la empresa se juega toda su reputación.

4. Gestión de impactos

La gestión empresarial siempre tiene impactos en sociedad y en el entorno natural donde realiza sus operaciones. La Responsabilidad Social Corporativa implica medir, analizar y atenuar al máximo esos impactos cuando estos negativos.

En algunos sectores, además de reducir el impacto negativo, es necesario implementar acciones de reparación. Es lo que hacen algunas empresas que plantan árboles para suplir la huella de carbono que dejan sus fábricas y talleres.

5. Satisfacción de expectativas y necesidades

Finalmente, el quinto principio está orientado a lograr integración con grupos de interés y organizaciones sociales y medioambientales que puedan colaborar con la empresa para hacerla más responsable.

Una empresa con Responsabilidad Social Empresarial es aquella que genera valor para sus clientes, sus accionistas; pero también para esos grupos de interés y organizaciones mencionadas.

Cómo implementar la Responsabilidad Social en la Empresa

Las empresas que deciden dar el paso hacia la Responsabilidad Social Corporativa, deben seguir una serie de pasos lógicos para alcanzar la meta.

Primero, se comienza haciendo un estudio de la posibilidad real de la empresa de realizar el cambio hacia la responsabilidad social. En algunos casos, las empresas no tienen los recursos o la cultura adecuada para implementar un plan de Responsabilidad Social Corporativa.

En esos casos, debe trabajarse primero en la cultura organizacional, en los valores compartidos por miembros del negocio.

Solo entonces, y con el capital que implica cambiar procesos y dinámicas productivas, es que se diseña un plan de Responsabilidad Social Corporativa.

En este sentido, se identifican todos los impactos que la empresa tiene en su entorno ambiental y social. Se evalúan estos impactos para ver en qué medida afectan el ecosistema y la viabilidad de modificar elementos de la cadena de valor, para disminuir esos impactos.

Lo ideal es comenzar con cambios que reduzcan los impactos negativos más significativos. Es decir, establecer prioridades.

El diálogo y la implicación de la comunidad y las organizaciones sociales es importantísimo. De esta forma se pueden convertir estas en aliadas en el tránsito de la empresa hacia una gestión responsable del negocio.

Finalmente, todo plan debe contar con su parte de evaluación y mejora continua.

Las Responsabilidad Social es un proceso que implica compromiso con el desarrollo sostenido y sustentable de la empresa, y de los miembros de la comunidad que la rodea. En este sentido, es imprescindible la evaluación de lo logrado, y la adaptación a los nuevos retos sociales y medio ambientales.

Otros artículo que pudieran interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *